sábado, 5 de agosto de 2017

Despedida

Dicen que cuando una mujer deja una relación es porque la ha venido dejando desde hace un tiempo. Creo que eso me ha sucedido con el blog. Una relación de diez años. Le debo mucho. Dos libros, Bitácora del cuerpo y Los umbrales del delirio; amistades entrañables con editores, escritores, fotógrafos y otros artistas, alumnos, profesores y en especial el cariño en las lecturas por parte de mi familia. Ahora debo concentrarme en otros temas y formatos. Estoy comenzando una novela y el género exige mucha dedicación y disciplina. Gracias al blog aprendí a escribir en segunda persona, mejor aún, aprendí a desarrollar mi voz en femenino. A los que lo recuerdan, mi primer personaje fue Jorge Barriga y mi novela Ciento uno, en primera persona, tuvo como personaje a Antonio. La máscara del género fue importante hasta tanto descubrí que no era en realidad nadie importante, que mis historias eran cotidianas y podían sucederle a cualquiera. Dejé de sentir necesidad de protegerme y me entregué en todos y cada uno de los relatos que comprenden este blog. Agradezco a mis compañeros del Grupo Literario El Aprendiz de brujo por escuchar cada martes mis entradas como voces de diario. La página en blanco nunca fue tan amiga. Es momento de migrar. Les deseo a todos los lectores, buen viento y buena mar. 
Con amor,

Claus  
Fotografía: Jose Luis Ruiz