lunes, 17 de julio de 2017

Penumbra


Cuesta despertar en la tarde y descubrir que ya dejaste pasar el día. Abrir la mesa de noche y no poder contar a simple vista las cajas con medicamentos. Amar el litio, aborrecer el litio. Recaer. El bienestar no trae cláusula de permanencia. Neptuno continúa eligiendo mal a sus representantes: un tendero, una protocolista, un notario. Ven mis ojeras y quieren salir rápido de mí. La bruma del alma es contagiosa --dicen. ¿Cuántos años más he de resistir? Portar el enemigo es como vivir con una granada en la mano. Quiero llover. Caer de a poco. Caer mucho. Derretir mis manos sobre un suelo mojado. Escuchar a lo lejos un piano oscuro. Oír ladrar a mis perros y querer que se callen de una vez por todas. Sentir frío cuando el mundo siente calor. Llorar en vano porque no alivia. Esconderte la mirada para que no esculques mi alma o me pidas que haga promesas. Llevar una joroba a cuestas. Sentir como jode la escoliosis, como se distancia el asma, como reconoce una rival más fuerte. Todos los males juntos no pueden poseerme al mismo tiempo. Tienen que turnarse. Levantarme y verme caer. Y es que de pesar no muero. De pesar me hiero. Y esto soy: un quebranto, un desaliento, un luto eterno. Llámame. Di mi nombre para mirarte. Sonríe para admirarte.    







No hay comentarios: