domingo, 30 de julio de 2017

La bonita

Siempre fue mi hermana. Su cabello dorado y sus ojos verdes iluminaban la pradera de nuestros viajes infantiles y colosales. Adorábamos las fincas, las sudaderas rosa, los pollitos y los perros, los conejos y las fresas del huerto. Andábamos con cuidado por las pesebreras y mirábamos con asombro unos hongos naranja con puntos blancos. Comíamos feijoas y guayabitas rojas. Ella se subía al columpio y yo la empujaba. Tenía un muñeco bebé que no soltaba para nada y su tortuga y la mía se parecían tanto que las confundíamos. Mis ojos no eran verdes y mi cabello no era rubio pero había espacio para las dos en nuestros cuentos de hadas. Se hizo mujer, de las más fuertes y dulces que he conocido. Y es que combinar fortaleza y dulzura no es tarea fácil. En ella fluye. Ha sabido sobrellevar duelos, acampar durante tormentas, vivir sin miedo. Visita el mar de tanto en tanto y el mar se alegra. A veces me regaña y olvido que soy la mayor. Tiene razón y no sé dónde esconderme para no reconocer que la vida me cuesta más. Mi sueño es intranquilo y el insomnio a veces me toma. Mi vida social es casi desierta. Ella trae amigas e historias, e intento escuchar. Sus voces son música. ¡Cuánto la quiero! 

No hay comentarios: