viernes, 13 de enero de 2017

Quiero


Invoco el peso de tu sonrisa, la elegancia de tu esencia, el cuerpo de tu caricia. Calmas mi ansiedad, devoras mis miedos, arrullas con ternura mi inseguridad. Haces que quiera transitar contigo el laberinto de un cosmos violeta. Arrugas mi perversidad, domas mi rebeldía, igualas mi curiosidad. Estás al oeste de mi vida, a la izquierda de mi soledad. Junto a ti hurgo los pañales de las ideas. Por ti inflo globos de helio con mirada al cielo. Es a ti a quien veo en cada atardecer, en cada nube huraña... en cada ave dispersa...  en cada hoja viajera... Y no, no quiero mirar más el fondo del abismo. Ya no quiero acompañar a Orfeo. Ya ha tenido bastante de mí la laguna Estigia. Quiero acompañar al sol en un amanecer. Quiero subir corriendo al Olimpo y ser un mensaje de Hermes para ti. Quiero sellar mis cartas con cera y besar los sobres que van dirigidos a ti. Quiero incendiar mi oscuridad para ser solo una llama.  Una llama que se apaga. Y tener el don del fénix para avivar la chispa cuando las palabras revelen mis deseos de adorarte.  Eso, me basta. 

4 comentarios:

Alejandra dijo...

Capturas el momento y vuelas. Magia y más magia para los que aveces perdemos la voz.

Claudia Restrepo Ruiz dijo...

No se pierde la voz, se silencia...

Alejandra dijo...

Un silencio prolongado quizás porque los pájaros están en guerra.
Discúlpame, no sé porque razón se duplican los comentarios que hago...algo juega con los espejos?

Alejandra dijo...

Un silencio prolongado quizás porque los pájaros están en guerra.
Discúlpame, no sé porque razón se duplican los comentarios que hago...algo juega con los espejos?