lunes, 7 de noviembre de 2016

Un poco de mí

Masco hielo. Tengo ese vicio, esa insana costumbre. Busco las puntas abiertas en mi cabello y no me motilo más de dos dedos. Me rasco los ojos cuando tengo sueño y me hago la olvidadiza a la hora de desmaquillarme. No me gustan las hormigas y le tengo fobia a las mariposas negras. Soy terca en la cocina y frente a una hoja en blanco. Entre asar y el horno, prefiero asar. El queso asado es una delicia. Entre vainilla y chocolate, elijo la vainilla. Mi color favorito es el violeta. Y de pensar en una piedra, me llega el ámbar (¿...?). Leo un poco de todo, novela, ensayo, filosofía, teatro, poesía. Releo con mucha exigencia. Soy fan de los autores colombianos vivos y hay varios que me deslumbran. Me gusta lo que ocurre con la literatura contemporánea, la pluralidad de temas y miradas. La crispetera de pequeñas editoriales trabajando con gusto. Los libros hechos a mano y aquellos ilustrados con globos u ojos. Me fascina el olor del papel y la textura de una hoja en alto gramaje. Como todos, tengo mis cariños literarios, personajes imborrables que me habitan, presencias que me han ayudado a resistir. Me declaro deleuziana en el acontecimiento y aprendiz de la virtualidad del texto y del cuerpo. Me atrae el mundo antiguo y cada vez me cuesta más imaginar la supervivencia de lo moderno. Le tengo pánico al clima por el terrible efecto en mis pulmones. Y adoro la música para escribir. Chopin es el favorito de cruzadas. En las manos de Martha Argerich es todo un cómplice. Y así regreso... una noche de noviembre festivo. 

3 comentarios:

Alejandra dijo...

Qué alegría que noviembre y los colores del otoño viene acompañados de un poco de ti. Talvez eso ayudará a que los próximos días sean menos duros si pasa lo imaginable en este aciago momento en el Norte.
Has leído Memoria por Correpondencia de Emma Reyes? Te gustaría.

Alejandra dijo...

Qué alegría que noviembre y los colores del otoño viene acompañados de un poco de ti. Talvez eso ayudará a que los próximos días sean menos duros si pasa lo imaginable en este aciago momento en el Norte.
Has leído Memoria por Correpondencia de Emma Reyes? Te gustaría.

Claudia Restrepo Ruiz dijo...

Aleja,
Cruzo los dedos por el Norte. El mundo entero está a la expectativa.
No he leído el libro de Emma Reyes pero fue muy comentado aquí hace un par de años.
¿Por qué dices que me gustaría?
Un abrazo