miércoles, 30 de noviembre de 2016

Chapecoense

Estamos de luto por jugadores, cuerpo técnico, periodistas y tripulación del vuelo que se estrelló en Cerro Gordo en el municipio de la Unión, Antioquia. En una hora el estadio estará repleto en un sentido homenaje a la selección Chapecoense por parte de la ciudad. Las historias alrededor de la tragedia no pueden ser más conmovedoras. Desde el jugador que iba a ser padre hasta el que no viajó porque olvidó su pasaporte. Mis más sentidos respetos a ésta y a las demás selecciones del mundo. Jóvenes que entregan su vida al deporte y hacen parte del entretenimiento de millones de hinchas. No es mi interés reflexionar sobre el fútbol sino sobre la impermanencia de la vida. Nunca estaremos preparados lo suficiente para la muerte. Nunca comprenderemos sus designios, su método de selección, su voz silente, su poder para unir o separar. De Comebol depende hacer entrega de una Copa simbólica y todos estamos a la espera de dicho momento; del himno de la selección derramando lágrimas en un estadio que anhelaba verlos jugar. ¡Qué viva Chapeco! Nuestros corazones no los olvidarán. 


No hay comentarios: