lunes, 10 de octubre de 2016

Me has visto llover

¿Cuántas veces me has visto llover? Precipitaciones de noches y días por venir. Amarguras de tiempo y ciudad. Soledades de otoño y caminos sin certezas. ¿Cuántas veces me has visto llover? Meses de asfixia, meses de llanto. Sepultada bajo la hojarasca de mis miedos. Paralizada por la voz de uno de mis muertos. Me has visto llover. He escamado frente a tus ojos. He muerto una y otra vez. He aniquilado el perverso filo de la penumbra. He sido yo en mi melancolía. He sido yo en mi ausencia de ti. Y mis manos locas te han buscado en las sombras. Y mis labios entreabiertos han dicho tu nombre como un conjuro. Y has alejado a mis muertos. Y me has devuelto el asombro. Y no ha habido tiempo sin tu tiempo ni letras sin tus voces. Me has visto llover y has corrido en mi auxilio. Tu abrazo una manta, tu sonrisa un escudo. Y mis tristezas se han visto en apuros. Y he dicho Gracias. He escampado. Y me has visto escampar y recoger mis dudas sin enojo. Y has notado un apego a llover. Y me lo has dicho. Y no te he creído o he fingido no creerte. ¿Un apego a llover? Cuesta la risa. Mi lugar común es una tarde a las seis. ¿Cómo olvido llover? Correría el riesgo de no verte nunca más. Y ahí sí que llovería.  


No hay comentarios: