miércoles, 10 de agosto de 2016

Aguas

Soñar con agua, ver lluvia, acariciar una ola, llenar la tina, abrir la llave. Correr. Mojar el mundo. Ser el cauce de un río, saltar piedras, ser corriente. Soñar contigo, sumergirme en ti. Besar. Besar. Besar. De mi agua a tu cauce, de tu agua a mi cauce, torbellino. Líquida conflagración de acrobacias. Tu boca, el refugio; tu palabra, mi sustento. ¿Dónde caen las horas que dormimos si al despertar nos miramos como si jamás nos hubiéramos visto? ¿Dónde? Anido en tus ojos para poner un grito. Calma, no somos tan distintos. En mi cuerpo hay adioses que se calcan en el tuyo como un porvenir. En mi cuerpo hay fronteras que tu agua traspasa para sembrarme cosechas. Riegas mis jardines con tu nombre y la realidad es mejor que el sueño donde te toco con lluvia bajo un atardecer. Me mojo las horas que están por venir, las palabras por decir y los besos que otorgar. En tu boca me busco, en sus orillas me hallo. En otro espacio, otro tiempo, otra risa, somos cascada. 

2 comentarios:

Alejandra dijo...

Otra fragancia de tu Arsenal de aromas.

Claudia Restrepo Ruiz dijo...

Arsenal de aromas, así deberían ser todas las armas.