jueves, 28 de julio de 2016

Sin ambos

Por el tacto que nunca fue, por un jardín sin flores, por la musa que mi visita y tus ojos en conserva. Por el caprichoso universo de tu sonrisa y las tardes mías-contigo. Por la botella azul y el gato encorvado. Por el rayo sin trueno y tus viajes sin visa. Por el verde en mi bufanda y los globos de helio. Por el color de tu alma y las líneas de mis manos, te digo: se nos acaba el tiempo. Por el favor de los dioses, por el rumor de los hombres: quédate. Abrázame esta noche, asfixia mis temores, mece mi voluntad, arrastra mis angustias, tolera mi fealdad. No me preguntes de dónde vengo y mucho menos para dónde voy. Préstame tu sombra por unas horas, cobija mi orfandad. Miénteme. Dime que todo saldrá bien, que una crisis es un tránsito, que como otras veces volveré a él. Huye, enséñame a huir. Cae, enséñame a caer. Pierde, enséñame a perder. Huyo, caigo, pierdo. No huyas tú, no caigas, no pierdas, sólo enséñame a vivir sin ambos.

No hay comentarios: