sábado, 2 de enero de 2016

Monólogo

Dijo que pasaría por mi a las seis. Había olvidado lo que era esperar. ¿Le ocurriría algo? No contesta. Llegaremos tarde. Es bueno llegar tarde a las bodas. Mirar el amor de lejos. Hacerse atrás. Decir sí es para valientes. No decirlo también. En ambos casos hay que ceder. Si no es al otro es a uno mismo. ¿Qué será lo que pasó? Ya  me estoy preocupando. No faltaría a la boda de su mejor amigo. No importa que sea la tercera. Tres veces sí. Alguien debería decirle que no. Pero si soy metida, a mí qué me importa. Ociosidad. ¡Twitter! Ahí está. Claro, el tráfico es imposible. Se quedo sin batería, fijo. Debe estar madreando a medio mundo como si la culpa del tráfico no fuera de Planeación Municipal. Que el 30 entregan obras. Eso dicen. Televisión. Miro sin observar. Escucho sin oír. CSI, no la cogí desde el comienzo, así no voy a entender ni pío. El Origen, ¡qué bien! ¿Dónde va? El timbre. No. Los perros habrían ladrado. Mejor me fijo. El ojo, verdad que todavía tengo colgada la corona de Navidad, no se ve ni forro. Abro. Nadie. ¿Y sí me queda bien este vestido? Lo siento como apretadito atrás. Mejor me cambio. El azul está sin planchar. Ay no, se me enredó el pelo en el cierre. eso me pasa por no quedarme quieta. Ya va, suave, suavecito. Ay. Medio pelo en el enredo. Quedémonos quietecitas. ¿El espejo? Con este maquillaje juro que no voy a empezar a buscarme espinillas. Ay no, pero siempre fue que me pusieron más labial de la cuenta. Si lo corrijo quedo peor. Ah y se me regó la pestañina. ¿Cuándo no? ¿Sería cuando me recosté a ver tele? Ya tengo mal genio. Ya debieron echar el arroz. Y esta hambre. Unos cheetos no me caerían nada mal. Pero si compré mecato antier... ¿una fruta? fijo me riego. Pasemos el rato con una cocacolita. Sí, ya sé que dije que la dejé. Y la dejé, pero me sigue provocando. Tengo una encaletada, ¿dónde es que está? ¿Por qué sigo entaconada? A este paso ni fiesta habrá. El teléfono, sí dónde suena, ya, ya voy. ¿Aló? ¿Puede bajar donde Javier, doña Mónica? Los tacones, el sobre, ya, ya voy. 
-Había un tráfico terrible.
-Eso leí.
-¿Y tú qué hiciste?
-Nada. 

No hay comentarios: