viernes, 31 de julio de 2015

Pesadilla

Fotografía; Daniel Efe Restrepo
Déjame salir. Abre la puerta del cobertizo. Háblame al menos. Dime qué hora es. Hace hambre. ¿Hay alguien en casa? Me voy a enloquecer. Estoy cansada de dormir. Tengo sed. Me tienes secuestrada, alienada, perdida. Deja de jugar, abre el cobertizo. Aquí sólo hay luz. Háblame te digo. Necesito un baño y una toalla limpia. O mátame si es lo que piensas hacer conmigo. Pero no lo pospongas más. No me tortures a este silencio vago. Sé que estás ahí. Puedo oírte respirar. Y no me cansaré de golpear la puerta. Quiero salir. El aire es pesado muy pesado. Necesito salir. ¿Cómo llegué aquí?  Estaba en el estacionamiento del supermercado cuando... estoy sangrando... déjame salir. Nadie te va a dar un peso por mí. ¡Cállate! Si hay alguien ahí. Por favor escúcheme... no le he hecho nada malo. Mis hijos me esperan. Lo sé Marinés, despierta ya que tienes al edificio desvelado con tus gritos.  

No hay comentarios: