miércoles, 22 de julio de 2015

En la mesa de un fotógrafo

Fotografía: Daniel Efe Restrepo

Cada vez son más tenues los hilos que sostienen mi existencia en este mundo. Adorno el escritorio de un fotógrafo que rara vez me mira. Compito con un duende que por atraer la prosperidad es más que consentido, monedas nuevas de quinientos y de mil se depositan a sus pies mientras estoy cansado de preocuparme. Hago equilibrio porque no fui diseñado para dormir, con lo bien me caería una siesta. A veces pasa ella y aunque no puedo sonreír, sé que sonrío. Se va con una manta para la sala y se recuesta a leer todas las tardes, al menos una hora y siempre, al menos una vez mira hacia mí. Dos o tres veces ha cambiado mi posición y ha querido darle velocidad a mis pasos pero como no soy suyo, no se atreve ni a retratarme. Y eso que alguna vez retrató un figurín para un psicoanalista famoso... Con alguien como yo, aprendió la proporción. Es una lástima que no pueda convocarla al pastel o la sanguina. Ahora soy yo quien la observa leer. A veces se fatiga. Lo sé por la manera como cierra el libro de manera momentánea, toma aire y vuelve abrirlo. Me pregunto si hay figurines en las historias que lee o si los personajes no son los figurines de alguien más. A mí me gustaría ser escrito, poder delatar mi antipatía con el vecino y el cariño que me despierta la mujer de las alas rotas. Me gustaría tener voz para invitarla a salir y boca para tomarme un trago. Y sí, mi anatomía es insuficiente para mis deseos, soy superficie, capricho de arquitecto. Y capricho suyo también, ahora que me toma en sus manos y con dulzura baja mi mano a un costado. 

2 comentarios:

Alejandra dijo...

También hay uno sobre mi mesa, cuando lo toco siento como si fuese mi talismán; él, que tiene todas las soluciones a las proporciones. Lo miro, muevo sus articulaciones y siento que cobra vida cada vez que posa liso y desnudo.
Bella entrada que me sugiere invitarte a visitar las Acuarelasdeaguaclara donde los 16 Triunfos acaban de integrarse y te envian un saludo.

Claudia Restrepo Ruiz dijo...

Ya estuve visitándote. Dejé mensaje.
Un figurín, un talismán. Vienen más fotos con él. Vamos a ver si contamos una sola historia.