viernes, 23 de enero de 2015

Rinocerontes con tutú


Me detuve al observarte dormir. Con pies y manos cruzados parecías negar algo en sueños. Con los lentes puestos todavía... leías. El televisor prendido en las noticias no alcanzaba a enterarte de nada porque tu atención estaba tras una publicación próxima. En tu sueño una pasarela de animales vestía tutú. Te levantaste con la idea de un circo y me miraste extrañado. Estabas soñando. Eso parece. ¿Qué haces? mirarte. ¿Qué tal un cafecito conversado? Me suena. Ay pero si tienes las manos frías... ¿Cuánto llevas ahí? Suficiente. Soñé con animales salvajes con tutú. No me digas. ¿Alguna bailarina por ahí? Ni a leguas. ¿Puedo pedirte algo inusual? Dime. Quiéreme, quiéreme mucho ¿quieres? ¿Y de cuándo acá pidiendo cariño? No te sentiste amenazada por una jirafa vestida ¿o sí? No. Lo que te estoy diciendo en el fondo es que te quiero, te quiero mucho. 

No hay comentarios: