lunes, 30 de junio de 2014

Los pies que más amo


Perdí la cuenta de las veces que he enumerado sus dedos. También las instancias en que me aproximé a ellos con un leve masaje y crema Johnson. Los días en que los he visto negros de jugar fútbol y arrastrar pantano, y las noches en que los he obligado a ponerse medias como si así se espantara un resfriado. Los pies que amo, son de mediano. Una forma tolkiana de decir que si tuviera que poner mi vida en manos de alguien, sería en sus pies. Once años de preguntas, dudas y certezas. Once años de magia, de lecturas, de música --hace seis-- en guitarra eléctrica. Once años de supervivencia me has regalado. Infinidad de motivos para subsistir para ti. Once años de pasos compartidos y pasos creciendo por separado. Ya tus pies viajan y los míos esperan. Ya recorres el mundo y traes el asombro de otras tierras, no sin la gratitud por la propia. Ya piensas en lo que quieres hacer con tus pies y futbolista sigue en las opciones. Defensa lateral izquierdo tu posición. Con ternura y paciencia me nombras los jugadores de la Selección y me preguntas hasta por el número de la camiseta. Tus pies le han dado tierra a los míos. Tus pies me han enseñado a preguntarme el mundo.  

No hay comentarios: