lunes, 21 de abril de 2014

Voz y quebranto



Entonces es definitivo amor. De todos mis rostros eliges el más oscuro para exiliarme. Sin despedidas, sin drama, sin dolor. Y me niego a perderte... cuando nunca te tuve. Gatos me persiguen y son tus ojos en mi terraza, en la sala, en el estudio los que se multiplican. Leo en voz alta y veo que hay tantos textos para ti. No sé cuándo los escribí, sólo sé que me inspiraste. Y es definitivo amor que he de llevarte en mi espalda sin tristeza. La nostalgia estará en el título de varias canciones y sabré por ejemplo que Cesaría Evora conjuga cielos con besos y voz con quebranto mientras yo pido: volver a empezar. Fue la voz la responsable de este quebranto. No será la voz la que nos reconciliará. Será un rostro, un día cualquiera, en cualquier lugar. En esta vida o en otra; mentiría si dijera que lo mismo da. 

No hay comentarios: