domingo, 30 de marzo de 2014

Otra vez

Qué lindo canta Abel Pintos. Qué hermosa mañana de domingo. Qué bello mi perro haciendo siesta en el sofá. Qué bondadoso el tiempo de permitirme estar. Reconcilié tu ausencia con un verso. Le pedí a los ángeles que te entregaran un mensaje: no envejeces en mi memoria, tienes una suerte de eterna juventud. No pudimos soplar las 59 velas y créeme que me molesta contar añitos con la otra fecha. Preferiría una conversación. Discutir contigo el calentamiento global. Recibir un llamado al orden de tu parte por mi simulacro de bohemia vida. Preferiría. Sin embargo, tengo que convivir con mis ganas de verte. Tengo que escribir las preguntas que te haría. Tengo que soñarte para construir nuevos momentos. Tengo que reconocer que me faltas allí donde la herida no cicatriza. Quisiera saber qué sucursal te emplea. En qué fracción de cielo ocupas tus pensamientos. Si eres quién viene a las tres de la mañana y me despierta, y si tienes un mensaje que los de arriba no te han dejado comunicar. Quisiera. Otra vez en domingo, es casi Abril y por ti mudaría un fragmento de Portugal.

No hay comentarios: