lunes, 17 de febrero de 2014

Breve, en ti

Podría apostar mis huesos contra tu aurora. Perder el fémur, fotografiar un color, capturar tu sonrisa como único amuleto de mi prisión de tiempo. Sí, te serviría mi homoplato si me acariciaras con tu boca. Invertebrada, sería una sombra que en vano persigue adherirse a la tuya. Recibe mi cráneo que ya decidí qué hacer con mi materia gris. Abre mi esternón, agarra lo blando. Permite que me derrame en versos. Amputa mi lengua con el sabor de tu beso. Mira que valió la pena vivir para presenciar con tu nombre en mi frente como guacamayas surcan el cielo. Valió la pena esperar hasta llegar a ti: eres la llave de mi sosiego.


No hay comentarios: