sábado, 18 de enero de 2014

El color bajó a Medellín


De la mano de Maryu, el color llegó para instalarse. Una prueba de lentes se hizo agua. Remodelamos de pronto la terraza con un verde limón y sus aretes trajeron semillas de tagua para retratar la alegría. Y no conformes con un pedazo de balcón, nos mudamos al Centro, al Parque Berrio, al Museo de Antioquia, al Paseo Junín y vimos teatro al aire libre a la cola de Bolívar. En la Metropolitana ella fue solicita en pedir sus tres gracias aunque las iglesias no son de su total agrado. Al Lleras, llegamos sin una nube y la Club la refrescó mientras yo me tomaba un cóctel de mango, fresas y naranja para poder conducir y no despertar sospechas de alcoholemia. Ahora, a los 32 grados sur oriente, no vemos la hora de dormir considerando que Maryu viajó toda la noche y yo me desvelé esperándola. Le hemos echado un vistazo a las fotos del día y sí, el color y la alegría están por todas partes. 

No hay comentarios: