martes, 31 de diciembre de 2013

Vestigio de ti

Si he de soñar contigo no estaré sola. Vestigios de ti iluminarán mi día. Sonreiré y tu estarás en mi cuerpo de sonrisa. Inventaré historias que te regresen a mí. Contaré por ejemplo que un hombre alto y delgado se fuma un cigarrillo al abandonar la última estación del tren. Una mujer mayor lo acompaña y con ternura dice su segundo nombre en diminutivo: Javierito. Ambos se ponen en marcha y la inseguridad de ella para caminar se ha ido con la vida misma. Entre ambos reparten sueños en un año por venir. Ella le habla a las tías y tú vienes hasta mis hermanas y hasta mí. Me dices que el afán es malo que disfrute todo, que ahorre los disgustos para un después que se posterga. Me felicitas por tu nieto, dices gozar con él. Te recuerdo que te amo y me dices que ahora sí sabes cuánto. Sonrío. Siempre creíste amarme más que yo a ti. 

No hay comentarios: