lunes, 15 de julio de 2013

Fecha de vencimiento

La caja estaba llena. Veintiocho acarameladas pastillas con forma de corazón. Tratamiento homeopático. Prescripción: penas de amor. Define penas. Rompimientos, apegos, dolor. ¿Cabe ilusión del amor? Si te refieres a soledad, cabe. Amplia cobertura. ¿Resultados? 80/20. 20 por fuera, pero, ¿si no es un Pareto? ¿Quién dijo que no lo es, puede serlo? ¿El amor, un Pareto? ¿Estás leyendo la letra menuda del interior de la caja? Por supuesto. ¿Qué más dice? Que adicción puede generar adicción. No me gusta. ¿Entonces, le darás un a prueba o no? Aún no lo he decidido, puede tratarse de un placebo. Además, tiene nombre mi vacío de amor. ¿Rompimiento? No. ¿Apego? Tampoco. ¿Dolor? Menos. ¿Ilusión de amor? Sí. Y si tomarme esta pastilla me aleja la ilusión... no sé. No soy infeliz con ella. Reconozco que es una mera ilusión pero me acompaña y es más bonita su compañía... ¿Y cómo fue que diste con la caja? Estaba en los medicamentos de mi madre. La sacó por fecha de vencimiento. ¿Y cuándo fue eso? Hace una hora. ¿Adónde vas? A llamarlo. El que sea una ilusión no quiere decir que no se haga píldora cada vez que escucho su voz. 

No hay comentarios: