viernes, 26 de julio de 2013

Depredadora



Pestañas, labiales, sombras, cremas para el cuerpo, barnices, relajantes musculares, vitaminas, cremas anti envejecimiento, tinturas para el cabello. He aquí la mayor industria de consumo del mundo, el objeto de millones de campañas publicitarias, la responsable de caminar sobre piel de caimán y llevar como bolso otros lagartos que no le pertenecen y jamás ha visto en estado natural. El pretexto de la belleza justifica toda su inconsciencia y actos de crueldad, que ella no comete porque no ve. Eso sí, opina en las redes sociales cada vez que se comete una injusticia con los perros y tiene un gato porque le parece adorable. Mujer, no eres tú, somos millones como tú. El poder adquisitivo no es aliado de la preservación natural. Sí de ti dependiera el futuro del planeta, llorarías por sostener el cadáver de un pez, sentirías que es pecao no pescado y no sabrías qué hacer con la mitad de tu clóset. En menos de una semana te declararías vegetariana y comenzarías una campaña por la abolición de abrigos con piel de animal.  Pero como nadie te señala responsable, como nadie te invita a gestar un cambio haces parte de una masa que te hace sentir bien cada vez que alguien admira tus zapatos o una amiga envidia tu piel sin celulitis en busca del secreto.
Nuestros rostros llevan productos probados en animales en condiciones de extremo sufrimiento y como el empaque es lindo pensamos que la marca que compramos no es como las demás. Pretender ingenuidad para no hacerse responsable no nos libera de los cargos. Somos las mayores depredadoras del planeta. 


Créditos
Fotografía: Jose Luis Ruiz
Modelo: María Luisa Ballén
Producción: Carolina Ortiz , Jennifer Ramírez

No hay comentarios: