lunes, 29 de julio de 2013

Cuando pintar también es una causa


El personaje de esta obra de Monika Ruiz es Puck, un perro maltratado de Atlanta que necesitaba una cirugía para salvar su pierna. Había sido rescatado el pasado 22 de Abril por Dekalb County Animal Services  y necesitaba una cirugía con urgencia. Como si pudiera transmitir sus ganas de vivir, se recibieron múltiples donaciones, y se sumaron amigos que simpatizaban con su causa. Así fue como Monika se ofreció a hacer unos retratos de Puck para subastarlos. El resultado: una amorosa fusión de alegría y color. 



Coincidiremos en notar que sin la pañoleta roja, no tendría la misma actitud; sin las pecas en el hocico, no luciría tan adorable, sin los lentes... no sería tan divertido. Sin embargo, los lentes fueron necesarios por una cirugía láser que también le practicaron. Puck, en palabras de Alejandro, el hijo de Mónika, es un superhéroe. Y también lo es su madre, Monika, quien como muchos colombianos residentes en el extranjero, lleva la capa tricolor en la sangre para protegerse de esa frialdad anglosajona que hace todo tan grande y tan igual como las salidas de las autopistas, tan sintético como el olor de los aeropuertos, tan rápido como la comida take away. No sorprende encontrar un animal en las obras de Monika, en el 2002 Jay and Boo nos conmovieron por su ternura, por la amistad entre un niño y su mascota reflejada en el lienzo. Ambos, viajaban por el universo en la búsqueda de una novia para Boo con preguntas esenciales para la vida y la sabiduría. Ahora es Puck el encargado de provocarnos ese cariño incondicional que sólo un perro sabe brindar. Y fue tan mágica la experiencia que Monika quiere continuar pintando mascotas, descifrando la actitud de unas orejas, arrugando el rostro de un pug.

Quienes quieran conocer más de su trabajo, los invito a visitarla en  www.monikaruiz.net


No hay comentarios: