viernes, 26 de julio de 2013

599



El 12 de junio del 2007 nació el blog Poesía Culinaria con esta entrada:


CORAZÓN PROMISCUO

Tengo un corazón promiscuo una mente analítica y un cuerpo común largo y común. Tengo un corazón promiscuo que aún en soledad siempre ama y ama con verdad. 
A veces lloro pero mi corazón promiscuo me consuela. 
A veces canto y mi corazón promiscuo también celebra. 
Frente al espejo este corazón no salta vuela. 
Frente a tus ojos mi corazón promiscuo se hace célibe
Huye de ti porque tienes un corazón más promiscuo que el mío. 
Tu corazón promiscuo me acorrala y me mente deja de ser analítica se vuelve crítica, mi cuerpo largo se vuelve torpe. 
Contigo dos promiscuos prometen comunión cometen Común-Unión.

Y hoy, seis años después a punto de cumplirse las 600 entradas, debo decir que somos nosotros, ustedes y yo, a través de la lectura y la escritura, quienes hemos ido comulgando con historias. Gracias a ustedes he sido crítica, gracias a ustedes he aprendido a madurar el tono, a cambiar la voz; gracias a ustedes me he atrevido a combinar la imagen con la palabra. Gracias a los fotógrafos amigos he podido acceder a otros rostros que nos han regalado historias mágicas como la de Luvina. He usado mi propio cuerpo y autorretratos para ir construyendo esta bitácora. He querido que la piel sea el bote por el que navegan emociones de la vigilia y el sueño. He pretendido también a hacer literatura del desdoblamiento: dormir, soñar, despertar, agradecer un amigo, amar...  

He pensado recopilar algunas de las entradas y hacer un libro. Contar con una bitácora de 365 días con sus lunas y eclipses. He pensado...y es con ustedes que quiero compartir en primera instancia esta idea. Agradezco todas sus sugerencias. 

Un abrazo múltiple,

Claudia 

No hay comentarios: