viernes, 3 de mayo de 2013

Una derecha incierta


A la derecha de mi futuro aparece tu mirada sin cuestionarme. El presente es bello, te digo. Y te ríes de mi ingenuidad. ¿Qué es presente, qué es futuro? Imagino una línea de tiempo y cuando voy a detallártela, con las manos me dices que no hace falta. Mira mujer, tu presente era mi futuro. Ya, eres mi pasado. Somos atemporales ¿si ves? Lo intento pero la atemporalidad no me cabe en un plano cartesiano; no sé cómo pintarla y me enredo cada vez que intento reproducir una tierna imagen fractal. No te frustres. No intentes ponerle razón al azar. La tiene pero está por encima de ti y de mí, comprenderla. No, no puede ser tan difícil, matemática sí... ya verás que algún día te muestro la fórmula. ¿Para qué? ¿Por qué me desanimas? Porque no estás aquí para inventar fórmulas. Eso ya lo hiciste sólo que no lo recuerdas. ¿Ya lo hice? Sí, nos fue regular. Oh, entiendo. Pero... nada de peros mujer. Devuélveme esa mirada incierta a tu derecha. ¿Ésta?    Sí, esa precisamente. ¿Estás en mi presente? Por ahora.

Suena el celular y ella simplemente: despierta.

1 comentario:

ricardo marcenaro dijo...

qué bien que escribes Restrepo :) Bravp!