miércoles, 1 de mayo de 2013

Cambio de apariencia


Deja de mirarme como un lepidóptero, no soy una flor y menos una margarita. No confundas mi naranja con una fruta. No soy comestible, ni siquiera, masticable. Vamos deja esa mirada, ya me tienes hasta nerviosa. ¿Qué es lo que te preocupa? ¿Por qué no salimos? Ven, vamos  a tomarnos algo, cambiemos de ambiente, sí, se que hace frío pero qué importa, para eso está una chaqueta ¿no? Cómo que entre las cobijas. No me digas... tienes en mente un plan distinto... ja, hoy no se puede. Porque no, estamos en esos días. ¿Que con razón estoy mal genio? ¡Qué tal! Tú no sabes cómo es, así que no te las vengas de muy sabiondo. ¿Entonces salimos o no?

¿Por qué le cambié la apariencia del blog? Estuviste leyendo... (sonrisa) bueno, la verdad es que me canso de la misma plantilla. ¿No te pasa? Creo que no. A ti te encanta la básica, blanca como tus luces sobre la modelo. A mí me ocurre lo contrario. Me fatiga entrar y encontrar el mismo fondo estático y superfluo. ¿Quién mira el fondo por más de dos minutos? Es como quien compra un libro y se queda en contemplación con la carátula. A contenidos móviles debería existir la opción de plantillas móviles, ¿no lo crees? ¿Cómo así que eso es para temperamentos volubles? Voluble... ya vi lo que pretendes. Hacerme enojar para que diga que no vamos a salir y terminar dándote gusto después de una provocación. Pues no. Quiero salir. Lo tengo muy claro. Más bien dime, ¿vienes o no?

Salgo sola con apariencia nueva. A la plantilla, le quité el color y cambié la imagen de los negativos por una de relato gráfico. Mientras conduzco con palabras, pienso en esa apariencia. ¿Por qué esa y no otra? ¿Por qué duró tan poco la anterior? Voluble... ¡Ja! Y si no fui diseñada para durar... quizás sí tenga algo de flor o una fruta estacionaria, y quizás Jose tenga razón al mirarme como un lepidóptero. Voy a colgar esta entrada momentáneamente mientras regreso a buscar su boca chupadora.


No hay comentarios: