lunes, 6 de mayo de 2013

3D

¿Mamá, estás despierta? Hmmm, sí por qué. No duermas más por fa. ¿Te da miedo? No. no me gusta. Lo sé. Ya me levanto. Deja me desperezo. ¿Sabes qué día es hoy? Sábado. ¿Qué pasa los sábados? Son sábados de la mamá y el niño. Sí amor, pero sabes que estudio desde temprano y... nada, es cierto lo que dices, muy cierto, ¿Qué quieres hacer hoy?¿Qué tal ir a comer un heladito? ¿Y ya estás listo? Me faltan los zapatos y ya. Ah y mamá, ¿tú sabes cuándo sale Iron Man 3? No sé pero ya mismo averiguamos. Esa es para ir con el papá también. Claro. No me lo vas a creer... ya salió. ¿Podemos ir mamá? ¿En inglés y lees los subtítulos? Apuesto a que ya eres capaz. Bueno. Llama al papá. ¿Qué dijo? Que ya viene. Uy qué rico. A arreglarnos entonces, deja me maquillo. ¡Yupy! Y con sólo lavarme la cara, todo el cansancio se va... sé que no le gusta verme dormir... sé por qué no le gusta. Entonces me arreglo para salir con ambos. Llegamos al cine, compramos las boletas, tenemos tiempo para ir por una hamburguesa y, en todo el trayecto desde al cine hasta el restaurante, no me suelta la mano. De hecho, de vez en cuando la aprieta en un lenguaje subterráneo que tenemos para expresar que estamos juntos y contentos. Hace su orden con absoluta propiedad, si algo sabe es cómo le gustan los alimentos: sin verduras ni salsas. Aros de cebolla por favor. El papá me hace señas desde otro local, le digo a mi hijo que iré pero la idea de verse solo no lo entusiasma. Más bien me acompaña y me hace regresar por su pedido. La función está a punto de empezar. Nos damos prisa y llegamos hasta nuestros asientos asignados 4F, 5F, 6F él por supuesto, se pide la mitad. la mitad y las crispetas. Hago entrega de los lentes 3D y para cuando comienza la película ya somos tres niños comiendo palomitas, tomando gaseosa y leyendo subtítulos. Los leo para garantizar que esté leyendo y sí... "Pepper recibe un conejo". La película le encanta, lo sé porque se aguanta las ganas de ir al baño hasta el final. Va con el papá. Los espero. Me escondo. Los veo salir y decir: ¡ahí está! La felicidad en 3D deviene con ellos. 



No hay comentarios: