sábado, 23 de marzo de 2013

Lagoon

Fotografía: Carlos Bustamante

A cinco mil años luz de aquí, tu violeta me invita a un viaje extraterrestre. No tengo cohete ni hago parte de una tripulación postulada para visitarte; mi tiquete es una postal tuya, tomada por mi primo, en algún lugar de sus viajes terrestres. Por tu nombre, supe tu origen en Sagitario y tuve que golpearme en la cabeza varias veces porque mi vida como espectadora celeste siempre ha tenido fascinación con esa constelación. No sé si algo desde allá nos mira o si el ruido que aquí emitimos llega como onda, con suerte como sonido y así... sabes de nosotros. Siempre hemos pensado que las culturas del cielo son superiores en evolución a la nuestra, a mi me ha dado por soñar, que pueden ser también espejo. ¿Qué ocurriría si la edad de la tierra tuviera un equivalente en otro inhóspito y desconocido planeta? ¿Qué tal si los delfines que moran los mares  tuvieran en el centro de la tierra un megáfono que comunicará sus sonares con los tuyos y allí también delfines surcaran aguas de otro color?

¡Qué bueno ser un viajero estelar!

  




No hay comentarios: