miércoles, 30 de enero de 2013

¿Un indigente de lujo?

Fotografía: Marco Ramírez

Ayer, en la sección internacional encontré una breve nota sobré un indigente en Estados Unidos que llevaba 20 años viviendo en hoteles de lujo al memorizar y plagiar números de tarjetas de crédito. La noticia, revelaba además que la cadena de hoteles más afectada fue Disney.

Me pregunté entonces cómo sería aquel sujeto porque la nota no traía fotografía e imaginé cómo habría sido el operativo de captura de un caso como él. Pensé entonces que debía tener muy buena memoria, varios nombres, alguna otra identificación. Si se hospedaba en hoteles, supuse que se vestía con ropa comprada en las pequeñas boutiques que también se encuentran allí. No debió pasar hambre, ni frío, ni tener riñas con compañeros de la calle. Tampoco era dueño de un perro y aún así... lo catalogaron como indigente. Algo está fallando aquí. 

Un indigente es un hombre que merece respeto. Un outsider. Alguien que vive con muy poco y para quien siempre el momento importante es el presente. Personas que conocen lo que nosotros tememos y aún así, no se acobardan. A veces cogen mangos de los árboles, a veces duermen en la cera a plena luz del día, no se incomodan porque hay ruido, no se dejan intimidar por el hambre, comen cuando hay o cuando encuentran y no creo que estén acostumbrados a que los alejen de los sitios donde piensan comprar un café o pedir el baño prestado. 

Hace un tiempo vi unas fotografías de Andrés Sierra muy bellas donde tomaba una serie de retratos de varios indigentes antes y después de un baño y una afeitada. Y había tanta pureza en esas miradas que uno en realidad se tocaba con su indigente interno. No se trata sólo de no poder acceder a una ducha, un plato de sopa, un vestuario sin rotos. Se trata de reconocer que todos tenemos un ser marginado por dentro. Uno que no miramos porque pensamos que es mejor el otro, el bien habido, el sociable, aquel que se adapta al sistema. ¿Y si estamos equivocados?¿Sí el ser noble es él y nosotros lo estamos reduciendo a razón de nuestros miedos?

No hay comentarios: