jueves, 4 de octubre de 2012

Al lector

Se agotan las imágenes que pueden contar algo más que yo. Te observo llegar a esta página por curiosidad, costumbre o error. No tienes ni idea de lo que encontrarás y yo aún no me decido en la historia que quiero contarte. Te diría que la historia esta en mí o soy yo pero sería pretenciosa e imprecisa. La historia en realidad, eres  tú. Tú y la distancia que desde ahora nos mina. Me gustaría salir para presentarme y ver cara a cara, tu estatura. Me gustaría revisar tus lentes -si los llevas- y ofrecerme a limpiarlos como si se tratara de un parabrisas. Ya está, primera sonrisa. Me alegra conocerte en estas circunstancias y no en otras. En la vida real soy bastante aburrida. Siempre observando aquí y allá. Personificando todo lo que se me atraviesa; dándole poderes hasta a los perros y queriendo flotar como un sueño imposible. Ya sé, eres ingeniero/a de sistemas. ¿No? Falle al primer intento. Era obvio que fallaría porque eres mucho más de lo que tu profesión condiciona. Eres... justo lo que sueño. Un lector o una lectora; alguien con quien puedo compartir mis sueños imperfectos. Sí, claro que quiero saber de ti, pero la sección de comentarios rara vez me regala un 1. Se les han comido los dedos porque la lengua del lector rara vez lee en voz alta. Si supiera crear aplicaciones, les daría un link donde dejar los comentarios grabados con su voz. Qué bonito sería escucharlos luego y qué mágico poner replay. Sí, ya sé que pensarás que me estoy poniendo romántica y tengo que darte toda la razón. Espero que no hayas salido espantado a otra ventana o me hayas cerrado con temor. Lo cierto es, que mañana, después de una sesión de fotografía,  espero obtener  también, imégenes  masculinas que me permitan crear una atmósfera más completa e historias más diversas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Claudia ! soy una de tus lectoras, ya me conoces ! pero tal vez no sabias que me encanta la literatura, he leido casi todo lo que has publicado en este blog y en tu FB , me encanta tu forma no tradicional de escribir, sin muchas normas o reglas literarias que la encajen , pues es asi que debe ser: espontánea, sin muchos artificios académicos , que impidan el deleite texto por falta de entendiemiento.
Mis felicitaciones por tan valioso aporte a la literatura.
Adriana Correa