martes, 18 de septiembre de 2012

Casandra

Le he cambiado la apariencia al blog y también el nombre. Ahora la segunda novela está concluida y alguien tiene que ocuparse de esta ventana. Un amigo alguna vez me llamó Casandra por un don bonito de mirar a ratos el futuro...Y bueno, creo que a esa otro yo, voy a encomendarle el blog.
Casandra les recordará a aquella sacerdotisa hija de hija de Hécuba y Priamo, que a pesar de poseer el don de profecia, no podía evitar las tragedias que anticipaba . Otros recordarán a la gitana encarnada por Coraima Torres, una peregrina... en una telenovela ¿sería venezolana o mexicana?

Poesía culinaria
Recetario de poemas
Recetario entre dos novelas
Son algunos de los titulos que ha tenido el blog durante estos cinco años. No soy poeta y me atrevería a decir que no sé cocina diferente a la de supervivencia: un par de huevos, un sanduche, una arepa con atún o una carne asada. No tengo tiempo para la cocina. No cuando están hirviendo frases inconclusas, ideas por elaborar, cuentos que necesitan ser contados. Por el contrario siempre tengo puesta a Casandra aunque no lleve el tarot conmigo.

A veces sueño y mis sueños coinciden con la realidad de los seres que quiero.
A veces no sueño pero despierto con una palabra y un mensaje
                                                   me vuelvo entonces mensajera.

Y aunque cada vez leo menos el tarot, cada vez creo más que es la travesía del heroe que todos llevamos dentro. El cuerpo no es más que la nave que nos permite desplazarnos en esa travesía y la bitácora son los mapas, las cicatrices, las palabras que dejan envidencia de nuestro recorrido.


 

No hay comentarios: