jueves, 24 de mayo de 2012

A quién inventó el tacón

A quién invento el tacón tengo serias quejas que hacerle. El pavimento hoy en día viene hasta en cuadritos. Es un verdadero peligro. Cuando el suelo era grama... quizás. Hoy en día es un atentado caminar en cualquier calle capital. No sé si a otras mujeres les pasa pero a mi el vértigo se me incrementa con los centímetros. A ratos veo a unas pasar con aurículares, lentes oscuros y un swing que se destacaría en las pasarelas y me pregunto: ¿cómo carajos lo hacen? Lo único que puedo imaginar es dolor, el arrume de dedos morados e indispuestos. Y es entonces cuando no veo el momento de llegar a casa para bajarme de las plataformas y dejar que los dedos respiren; estirarlos, regresarlos a su posición natural, caminar descalza y tal cual meterme en la cama; en una cama que no puede tener tendido de hotel, anoche casi me asfixio de la cintura para abajo cuando mis pies no encontraron salida por el forro de sobresábanas que tenían encima. -no estaba en casa por supuesto-

Por fortuna no he padecido el síndrome de la pantufla. Ese que era un síntoma más de Jack Nicholson en As good as it takes. Para mí es todo un síndrome porque he visto personas que jamás oigase bien, caminan descalzas. Si tienen que ir al baño en la noche: pantufla. Si deben atender el timbre: pantufla y así. A mí las pantuflas se me parecen a las sobresábanas.

Wikipedia no habla nada del creador del tacón. Tiene una breve reseña de este zapato como fetiche y de las enfermedades de pie asociadas a su uso. Nada más. Increíble.
Recuerdo entonces un zapato prehistórico que vi en un museo de Toronto y me pregunto en qué momento de nuestra evolución los pies se hicieron tan sensibles y me río de pensar que quizás su aparición tuvo que ver con el frío de la nieve y que sus creadores jamás pensaron deformarlos al punto al que han llegado. ¿Qué diría una mujer de aquel entonces con un artificio tan doloroso? Posiblemente ablandaría la carne o lo tendría por arma contra intrusos.



No hay comentarios: