lunes, 7 de mayo de 2012

Una mano más


I.   Esta es la mano que camina todas las tardes hacia un teclado cuya letra más gastada es la N.
No se asusten por el color de las uñas... la temporada anterior utilicé esmaltes como Fiesta, Loca, y Dichosa (todos rojos) después aprendí a disfrutar del Sangre de toro (casi negro). Ahora el turno es para Magenta o para morados que vienen en números sin nombre.
Me gusta el morado en los dedos porque es una sutil forma de morir sin dejar de respirar.

II.  Una mano es todo lo que se necesita para salir de un apuro. Lo único que se da cuando nos estamos presentando a alguien. Lo primero en querer recorrer lo que el ojo ha amado y, un mapa directo de nuestros años.

III. Tus manos tienen escrita la palabra caricia en 7 dedos. Los otros tres los utilizas para marcarme distancias y con ellas silencios. C es a pulgar lo que A es a anular.  Entre corazón y meñique te guardas los secretos que no son para mí. Mapas de otros cuerpos que descubres y que seguramente también haces felices.

IV.  Mi mano está triste hoy. Hace rato no ve la tuya.

V.  Vengo entonces semi-muerta a decirle al mundo que vos marcaste una herida y el mundo se parece a esos tres dedos tuyos que no me dicen nada. Tal vez es mejor así, no faltará quién me grite que coja oficio cuando mi oficio es éste: traducir en palabras emociones dispersas y discordantes que no siempre son gratas ni edificantes.

No hay comentarios: