viernes, 14 de octubre de 2011

Mandala: elementales en movimiento


¿Para qué pedir que se haga la luz
si el sol aún nos acompaña?

¿Para qué pensar en semana
cuando podemos sentir un instante?

¿Para qué la lluvia si ya no nos detenemos a apreciarla?

¿Para qué la brisa si pensamos más en mantener en su lugar una falda?

¿Para que la tierra si olvidamos como ararla?
Ya no hay cosecha de palabras dulces
de rociar las plantas y mimarlas
sólo inyecciones para tomates deformes
y zanahorias a la fuerza enanas.

Si a este caos pudiera regalarle algo
¿qué sería?
las últimas gracias que escribí en la arena de la playa.




No hay comentarios: