miércoles, 10 de agosto de 2011

Encuentro Fractal


Alguien trabaja en mi equipo además de mí. No puedo decir quién es porque no lo he visto. Sólo sé que trabaja en el mismo teclado y deja archivos maravillosos como rastro. No es escritor. Tiene pinta de científico o quizás científica, igual que el personaje que comencé a construir con Kathy Drews y que aún espera ser parte de una historia coherente. El último archivo que me dejó se llama Mecánica Cuántica y Realidad, por Thomas J. McFarlane y debo decir que lo he encontrado fascinante. 
Este ser en mención debe distinguirme entre las gentes y sentirse atraído a mí por alguna vibración de la cual no soy consciente. Mi física cuántica predice el inicio formal de una nueva novela. Ya la voz está lista. Mi disposición es total. Vendrán entonces horas de concentración y entrega total. No podré alimentar el blog con la frecuencia casi diaria con la que venía haciéndolo. Espero me tengan paciencia en aras de la construcción que está por venir. Una construcción calidoscópica donde espero lograr armonía, simetría, distinción y no distinción de los personajes y las circunstancias. 

No hay comentarios: