miércoles, 9 de febrero de 2011

Bajo perfil


Son muchas las personas que esconden su timidez bajo este titúlo. Manejan bajo perfil en sus empleos, en sus relaciones de familia e incluso en sus aproximaciones amorosas. Creen que nacieron para no merecer, y según ese merecimiento se comportan. Otros en cambio aducen que es una estrategia de supervivencia para no ser notados por sus posesiones, su intelecto o sus ideas políticas o religiosas. Personalmente, lo de bajo perfil me suena a una respuesta facilista para el no cambio. Una manera de eludir la responsabilidad frente al presente. Una forma de escabullirse sin tener que estar dando explicaciones y sobre todo una forma de mantener pobre el carácter. Porque una cosa es ser feliz siendo desconocido y anónimo y otra cosa es negar que a todos en algún momento de nuestras vidas nos habría gustado que se nos diera la importancia que merecían nuestros sueños.

No hay comentarios: