lunes, 27 de septiembre de 2010

Las Protectoras

Se trata de mujeres por supuesto, sin embargo lo único que las agrupa es este titulo.
Son mas independientes que el promedio, disfrutan de la Soledad y aman dormir en cama sencilla. Les cuesta reconocer la dificultad que representa la cama doble. Gustan de la musica en todas sus versiones, de todos los tiempos. De tal modo que un tambor las seduce tanto como una guitarra... Son protectoras porque eligieron serlo o nacieron como ejes de familias complejas. Saben leer el rostro y se preocupan cuando ven tristeza. Tienen poco de salvajes, por sus maneras pueden pasar por damas. No son la mejor compañía puesto que nada tragan entero y gozan haciendo preguntas. Las protectoras dan su tiempo por las demás vidas, aquellas que aman, o les despiertan un interés genuino. En sus hogares no pueden faltar las Flores y son de las que cantan al regar las plantas. Las aromaticas hacen parte del jardin y conocen las recetas que devuelven la salud en forma de linaza.
Esas mujeres existen como las hadas: si dices yo creo en una protectora, aparecen de la nada para amarte como ellas mandan: como tu menos lo esperas, como mas lo necesitas y tambien, como jamas se olvida. El abrazo de una mujer asi, te regala el amparo como si de Luz se tratara.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Se me desvió el blog y ni cuenta me di

Poesía y Culinaria, los dos conceptos que debo retomar o ir pensando en renombrar el blog.
Para la poesía no soy buena a pesar de que escribí durante 16 años a escondidas. Digo que no soy buena porque le creo a mis maestros, en este caso a William Rouge y a Claudia Ivonne Giraldo. Recuerdo que me sentía muy orgullosa de lo que yo llamaba versos hasta que me hicieron ver que eran más prosa poética que versos propiamente hablando. Entonces migré a la narrativa, a los cuentos a los que aspiraba hacer. Los cuentos no duelen. El género es quizás uno de los más exigentes, pero para mí, en Yurupary con los amigos de taller... los cuentos adquirieron otra connotación y un sabor a vino que me resulta inconfundible. Tanto que eso del vinito cada ocho días me tocó replantearlo en algún momento. La animosidad era traicionera y el hábito poco sano. Sin embargo a esos miércoles en la noche les debo varias docenas de recuerdos y el aprendizaje de un par de métodos de escritura. Ahora mismo estoy pensando por qué no regreso si lo disfruto tanto y si ya el tiempo de la beca pasó. Porque eso fue lo que sucedió, una noche les dije sin más que tenía el hogar descuidado y una beca entre cejas. Que el horario nocturno quizás no era el mejor y que mejor partía para hacer lo que debía. Luis Fernando Correa entonces, reafirmó su teoría de que mujeres con chiquitos en la casa debían estar en la casa y no en jergas literarias. Por esos días también me picó el bicho de querer buscar un segundo hijo, el cuento Traía puesto un jardín, nació de esa obsesión corta pero productiva de gestar algo. Durante un tiempo estuve en embarazo pero de ideas. Y me engordé y todo. Tenaz. Luis cada que me veía me decía: Decime que no estás en embarazo y que ya no planeas estarlo. Me acuerdo de su cara de susto con sólo pronunciar: embarazo. Y por fortuna, no quedé en embarazo. La gracia me llevó a una manía ultraproductiva a un dolor agudo y nada más. Yo creo que ya le di el hijo al mundo. Mi maternidad está plena con él. Lo que ocurrió fue un anhelo infantil de mi parte de darle un hermano como si de eso dependiera la felicidad.

Hoy tengo una emoción extraña encima, adentro, por fuera, adelante y atrás. Mi hijo va a ver a su padre por segunda vez en 8 años. La primera fue cuando tenía un añito, cuando Rusia bajó a Medellín en un sujeto llamado Vadim Strelkov de ojos azules y pelo negro. Mañana veré a ese sujeto que es mucho más que eso porque en algún momento de su vida decidió amarme y regalarme un hijo.

Qué lindo para mi hijo poder reconocer a su padre y tener la oportunidad ya consciente de ser su amigo. Las raíces son tan extrañas cuando los padres pertenecen a culturas distintas. Apenas va a conocer a la otra mitad que también lo habita. No me imagino lo que puede sentir a su edad con sus preguntas de este encuentro tangible que se dio de manera casi improvisada. Tampoco sé qué lugar tomar, pero se que no quiero ser interferencia.

Y el blog a veces me sirve de diario como hoy. Septiembre 24 de 2010

jueves, 23 de septiembre de 2010

The writing of Olivia's Secret 0002

Anular izquierdo

La Mano derecha debe saber de las ocupaciones de su izquierda.
Es menester del sabio ser ambidiestro. Ambizquierdo tambien es correcto.
Ambas manos unidas son mucho mas que dos manos que trabajan juntas, son el pasado y el futuro entrelazados en un bello presente. Por alguna razón se ora con manos piramidales y por alguna otra, meditamos con un cuenco que se desliza sin fuerza entre dedos. A mi personalmente, me gusta meditar y contar los mantras mentalmente sin Mala diferente a mi propio cuerpo. Om mani peme hung... Ojos Amorosos proyectado con un arcoiris al fondo y las silabas sagradas ascendiendo desde nuestro Loto hasta la Coronilla. ¡Qué tan facil suena y que tan complejo puede llegar a ser!!
Soy de las que resiste poco, mi espalda arqueada y mi mente inquieta tienen dificultades con la concentracion prolongada. Admiro a quienes son capaces de lograr esa conexión con el vacío al poner la mente en blanco. A mí me cuesta. Aún poseo demasiadas imágenes mentales que se divierten desfilando por el corredor de una meditación asistida. Me da pena cuando incluso tengo que pararme o romper la posición de loto porque mis piernas no aguantan la descarga. Martha dice que eso es bueno y que estoy movilizando cosas. Estoy cansada de movilizar cosas. Sueño no tener que mover nada porque nada me duele y puedo llegar a entender el significado de la palabra: Serena.
No entiendo cómo se logra la serenidad. Yo me parezco más bien al dedo anular izquierdo. Que por lo referente al lado, tiene el arte siempre encima y el femenino inquieto. Y lo de anular tiene mucho que ver conmigo porque me gusta cancelar lo que no me es útil. Soy una dictadora del anular y aunque reconozco mi tendencia o mi falencia, aún no soy capaz de desprenderme de la necesidad de anular lo que me anula. Aún cargo el dolor como si fuera mochila de colegio y aunque la dejo en el piso, no le quito los ojos de encima porque me da miedo que otro venga y se robe lo que es familiar para mí. Los dolores familiares terminan domestícandolo a uno. Así, como a mí, como si fuera una mula cargando piedras. Qué necedad la mía, que mazoquismo pendejo, que aburrición. Me gustaría ser como este psicoanalista, discípulo de Freud y Jung. El hombre de la energía que migró a Estados Unidos después de la guerra. El que me recomendó leer John Patrick Creighton y que aquí no se consigue. El anciano cuyo nombre olvidé y cuya tarea es recordar.
Core Energetics. The Ethereal Sea. He:

lunes, 20 de septiembre de 2010

Lama Ole

I guess it was during the year 2000 that I met him.
Mahamudra practice was the learning that year in Armenia.
I was so excited about buddhism that I didn't realice then the complete meaning of the practice and the teachings.
I took refuge with Lama Ole and my given name was: "liberadora que beneficia a otros"
Hanna wrote it down in a Yellow Paper with the prayer and the black Buda image protecting.
Receiving the name was nice but fearful: friends from Sangha were waiting others name to ask and make opinions.
I do remember one person in particular that told me: don't buy the name you just were given. You are exactly the opposite and you will have to work hard in order to give freedom to anyone. First you need to stop being a slave!

One year later I went again to the practice: Phowa.
And Lama Ole invited me to follow him and sell things in his store through the world.
I now think he was offering me a job and a path, that he knew I was no taking.
Powha was terribly hard for me in different instances.
The death teaching was too heavy, especially for me.
During that practice I almost loose a valuable friend.
I cryed a lot. I still remember. And somehow I took distance of collective buddhism practices.
I continue the individual training for 8 years...
And now I sense I need the Lama's strenght once again.

I am more fragile than my appearance. I have more strenght than I thought I was goin to have but... I still have questions.
I know my own emptyness
I sense sort kind of joy
I live according to my love principles
but I still fear the power of my unknown hate.

To Be Useful For Others - by Lama Ole Nydahl

domingo, 19 de septiembre de 2010

La muerte que compré

Era roja, de rostro pálido. Llegó a mi con un vendedor ambulante en el Centro, justo antes de una cita en Comfama. Me pareció hermosa, como una linda "bufona". Y como tal, tuvo palco de honor en mi casa junto a mi tarot. Aunque debo reconocer mi inconformidad cuando Martha, estando conmigo en la compra me preguntó: ¿Clao que vas a morir?
- A morir yo, nada.
Sentí durante meses que había personificado al Arcano más díficil de interpretar. Tenía una muerte bella y no me molestaba que los niños se asustaran con ella o me hicieran preguntas complejas. La muerte era la muerte y para mí eso ha sido tan familiar como la vida misma.
El problema vino después, no sé por qué empecé a detenerme frente a ella. Nos mirabamos largo rato y una punzada me hizo temer un mal augurio. Fue entonces cuando la envié de fatales vacaciones. Le pedí el favor a alguien de confianza que la llevara hasta el Cauca y la lanzara como iba, en una bolsa de basura, sin mirarla.
-Si quiere comerse a alguien pues que se coma un pescado. Fue lo que dije entonces.
Y hace más de un año, esa estatua de la muerte debe vagar río abajo, asfixiada por la bolsa y deteriorada por el torrente.
" A morir yo nada..." traviesas palabras. He muerto tantas cosas que enumerarlas no hará que vuelva ni su recuerdo de vida. Fui ignorante con el arcano, la muerte y su estatua. Di papaya astral para ahogarme en un río y ser arrastrada por una corriente inclemente. Y es que, ¿a quién se le ocurre comprar la muerte?, sólo a alguien como a mí, que encuentra belleza en tal proceso y soy capaz de mirarla de frente sin tanto agüero.
Ya sólo miro el recuerdo que de la muerte me queda. Y es un recuerdo vago y por supuesto es un recuerdo triste. ¿Quién llora a la muerte cuando hay un muerto de por medio para justificar su trabajo? nadie. Nadie la llora. Es como quien la compra, habiendo tantos arcanos femeninos brillantes y hermosos como la fuerza, o la justicia o la misma estrella... quién sino yo osa pagando por quien recauda.

Lucía un traje rojo y no llevaba cabellos, así es la muerte que compré y asesiné por miedo a lo que su imagen representaba. Era una muerte bufona que ningún daño hacía en mi vitrina de cosas curiosas. Era mujer en mi recuerdo aunque su rostro parecía más de un hombre. Una muerte masculina tuve que cargar conmigo, en mi interior, este año, entre otras cosas.
Falleció entonces mi esperanza y sólo una torre distante fue mi hogar. Me asomé muchas veces tratando como Rapunzel de bajar y cada vez que lo hacía un dolor y una agonía me abrazaban con malicia.
Ya no me asomo, simplemente bajo, me monto al carro y trato de olvidar el rio. Miro por el retrovisor y se que no estoy sola. Y saberme acompañada me llena y ya la muerte no me espera.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Me gusta cuando hablas

Y te diriges a mi y tu voz me alcanza.
Contrario al poema. Exactamente como tú.

Me gusta llegar después de ti,
saber que me esperas
es mejor que saberme esperándote.

Adoro haber exiliado al televisor
ahora cuando estamos juntos
no tenemos al intruso desconcentrante
que muchas veces era desconcertante.

Me gusta cuando hablas
y eres tú quien hace las preguntas.
Me gusta ser la sujeto de tu pregunta.
Me gusta llorar contigo
y ver que una lágrima también corre por ti.
Siento entonces que inventamos el amor cada noche
y  que ya yo no invento todo lo que quería decir.

Me gusta verte en pijama más que nada
y es por eso de que al ver tus pelos regados por tu cuerpo
queda menos para mi imaginación y más para mi tacto.

Me gusta tanto tocarte como besarte
creo que incluso me gusta más tocarte
aunque pueda sonar a una limitación
es un aliciente
porque contigo el beso después... siempre sabe
a lo que no puede saber el beso de antes.

Y no importa si mi miedo a la agresión
fue tal vez el gestor de la agresión misma.
No importa porque tengo muchas otras cosas
-todas mejores-
que recordar y vivir de ti.

Careada...

No mato pero si excluyo. Tengo eso de parecerme un poco a una república, a veces solidaria, a veces separatista. Lamento mucho cuando hago idealizaciones de personas, grupos o ideas porque tarde o temprano todo cae por el propio peso de su verdad que nada tiene que ver con lo que yo soñé o imaginé. Soy extremista y no me avergüenzo de ello. Me polarizo y tampoco eso me mortifica. Me da remordimiento es sí pero por lo otro, por aquello que dije con el recurso que tenía sin ser el más preciso ni elocuente.
En varios episodios de mi vida he tenido enfrentamientos con hombres, más que con mujeres, por el asunto de ideales y realidades. Al menos lo bonito de eso, ha sido que una vez conocen o creen conocer, lo peor de mí, logran ser amigos de lo mejor que puedo ofrecerles. Esto me ha pasado mucho en lo profesional y en especial en el terreno de la admnistración, que es lo que estudié y por ende donde más errores o equivocaciones cometo.
El universo literario, no es nuevo para mí, pero sí lo son todos los personajes escritores que voy conociendo por estos días. Pienso mucho en Juan Cruz y en su último libro, en sus frase: "Los escritores no desayunan huevo revuelto sino egos revueltos" y me timbra tener que darle la razón. Uno se infla tan fácil que puede convertirse en gallina sin darse cuenta o en primíparo huevo de sarten grasosa. Eso a la larga no es ni importante ni trascendente.
Lo que sí ha sido muy importante para mí, ha sido ver todo lo que una Fiesta del Libro conlleva. Me han descrestado los organizadores, las jóvenes maestras de ceremonia, los osados que se disfrazan para regalar alegría y toda la plataforma editorial que existe para que un libro pueda ser y llegar a ser en manos de un lector. Descrestada me declaro por la organización de la Alcaldía de Medellín y su Secretaría de Cultura en este marco de fiesta "septembrina" donde ni la lluvia ha opacado la emoción de leer.
Estuve ociosamente como visitante todo lo que va esta semana, y créanme cuando les digo que es de los ocios más productivos que he visto. Ayer tuve la oportunidad de escuchar durante dos horas al Maestro Luis Fayad (de quién había leido solo Un Hombre y un perro) y me gustó su ponencia de principio a fin. La audiencia quería escucharlo hablar de Crimen pero él fue claro desde el principio en que para eso habría que llamar al inspector de la policía... él podía hablar era de la literatura de crimen, la muerte en la literatura y el asesinato en la misma. Explicó que según el caso eran la sociologia o la psicología las ramas adecuadas para abordar a un asesino. "No soy sociologo..." anotó, "...aunque estudié sociología." Me pareció pues su charla magistral y elegante. "Uno es responsable de los muertos de su obra. " diría también. Y yo comparto su filosofía de responsabilidad.

El oficio de la escritura es muy delicado, ahora es que vengo a notarlo. El público no distingue diferencia entre el autor, sus personajes, y la obra. Es como si uno fuera un paquete con ellos y eso es bastante peligroso porque le da un poder a la literatura que no es su objeto de trabajo ni su razón de ser y de alguna manera, autoriza moralmente al lector para ciertas actitudes inmorales.
El arte somos todos, el cómo vivirla es una opción individual pero hay que estar atentos para que las opciones individuales sean de responsabilidad individual, de lo contrario volveríamos a escenas familiares como las ocurridas con Rushdie hace décadas. 

Ningún escritor es profano para mí. Todos somos exploradores de una consciencia colectiva de donde extraemos elementos para recrear situaciones con determinados fines, calculados o no, es lo de menos, lo de más es la exploración: el espíritu científico del escritor, que, basado en la observación propone un escenario en cada obra a la que le dedica el tiempo de su vida.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Y Ciento Uno se hizo Libro

Y no pude sentir menos que gran satisfaccion. La noche fue lluviosa, en algun momento el salon se quedo pequeno y las palabras fueron las protagonistas.
La tarima, contenia una version de cada publicacion realizada por la Alcaldia de Medellin en los diferentes programas de estimulos. Un paisaje alentador sobre los esfuerzos del gobierno local con la cultura y la literatura.  Guillermo Cardona y Luis Miguel Usuga fueron los maestros de una ceremonia sublime. Trece titulos desfilaron por la alfombra placenta con el publico como testigo de ese nacimiento.
Me encantaron los titulos, las intervenciones de los diferentes autores, las portadas, el amor tras las palabras.
Y me rei de mi pequena osadia de usar tacones altos cuando con ellos no se ni matar cucarachas. Al final, deje que el asfalto frio y mojado, me regalara ese sensorial contacto que necesitaba para continuar en una noche donde el dolor le abrio paso a la celebracion.
Sigo en un teclado sin tildes. Y hoy en particular si me molesta. Quisiera decir de manera impecable que todo fue hermoso y perfecto. Y decir tambien que el genero de un escritor es solo eso, el genero. Que nuestras mascaras poseen ambos y parte de lo entranable de la escritura es saber hablar con la contraparte en uno. Se que no es la primera vez que lo digo: a mi me encanta escribir con personajes hombres. En parte se debe a que amo a los hombres, me fascinan, me deleitan, me divierten, me intrigan, me exitan, y sobre todo me permiten decir todo aquello que como mujer no lograria con el mismo efecto.
Eso si, ya mi tono femenino, gracias a este blog, esta un poco mas pulido. Ahora le hace falta el ejercicio del oficio.
Al abanico de comienzos le llego la hora de ser mas que eso para darle via libre a un cuerpo, con tantos nudos como sea posible y tantos pliegues como sea necesario. La novela, como genero, es de una nobleza increible. Permite dibujar, esbozar, calcar, borrar, tachar y seguir como si esas acciones dejaran vivo un recuerdo y no precisamente un muerto que pudo ser.
Hoy me siento agradecida con mi vida, con los amigos que han llegado a mi camino, con mi familia y en particular con el hecho de sentirme despierta y tranquila.
Gracias a todos los que estuvieron conmigo anoche fisica o amorosamente. Los quiero mucho. Amigos del Alma son.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Tienes razón cuando dices

que todo en mí hacia a ti, parece una cuenta de cobro.
Pareciera que a la hora de verte, eligiera juzgarte con lentes rotos. Y no es justo lo sé. Has dado tu esencia, qué más podías ofrecer. He recibido tu todo y no he sabido qué hacer con él. Entonces, mientras me esculco el pelo en busca de respuestas, me dices Te amo y esas dos palabras en este momento me devuelven a ti. Renuncio a mis caprichos y me acuesto en ti. Y es cierto, por tu pecho doy mi oro. Hogar y tu pecho son sinónimos. Y entonces te digo que me comprendas, que soy más joven, que esto de amor marital aún no sé como se come. Y me miras, y tus ojos miel no necesitan decirme nada. En algún punto toda mi escena te divierte y como sos más dueño del buen silencio que yo, me convocas a un beso que me devuelve el alma y me dice que también quieres mi cuerpo.
Y no sé cómo soportas mi pesadez, pero lo haces, y hoy por hoy sólo quiero que continues amándome porque tú eres mi soporte. Pueden derrumbarse todas las demás estructuras, puede caer el mundo si se le antoja, tú estás aquí y no tienes deseos de ir a ninguna otra parte, tú eres el dueño del abrazo sin tiempo, el amante perfecto, mi amigo eterno. Gracias mi cielo por soplarme cuando me he quedado sin aire, gracias mi amor por ser vos como sos. Tengo lo que deseo, deseo lo que tengo.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Sobre el tiempo

Me sorprendo cada vez que encuentro a un hombre que dice no tener tiempo de nada diferente a lo que lo tiene habituado. Vaya obsesión es esa de creer que estamos contra el tiempo. ¿Cual tiempo? Quizás he sido tan irreverente en esta vida que el tiempo sólo me obsesiona cuando transcurre en horas sin poder dormir. Mi tiempo tiene la tendencia a ser libre, mi segundero goza estándo suelto y amo poder darme el lujo de una siesta sin pensar en cuánto va a durar.
El tiempo es una excusa para marginarnos del otro; un pretexto para no conectarnos; un seguro para mantener la privacidad y sobre todo un marcador de la edad que transcurre y del amor que dejamos porque nos sentimos viejos.
Y bueno, no hay mucho que hacer cuando es el otro quien te dice que  no tiene tiempo. Mal haríamos al tratar de extraerlo por un instante de su rutina porque no habría poder humano que lo convenciera de que no está perdiéndose nada. Salir del propio sistema es perder porque se cede. Hay quienes no soportan ceder. Prefieren no arriesgarse y continuar en una eternidad de pasajes conocidos entre muebles entrañables que gozarían siendo reemplazados pero el apego a su historia los mantiene firmes llenos de un peso superior a su tamaño. El minimalismo no aparece en los anaqueles. La vida es barroca y apenas justa para decir unas cuantas palabras y un adios. Adios.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Bonita semana de lluvia
quisiera que este tiempo fuera de bendiciones, como suele decir mi tía Angela.
Que rico seria recibir puras buenas nuevas y que la prensa tuviera que poner a secar el amarillismo por un día.
Será posible desear lo imposible? Es posible hacer el amor tangible. De modo que si: una sumatoria de amores seria la cortina perfecta para esta noche: que lluevan también estrellas y una colita fugaz se quede conmigo: tengo planes para ambas.

martes, 7 de septiembre de 2010

Eutímica tirando a triste

Cada vez que mi sistema respiratorio colapsa, la dosis de esteroides obligada, termina conduciéndome a ese paraje oscuro que tanto evito. Creo que fue hace tres semanas que me dio la alergia Tdesconocida. Estaba catalogada con una referencia númerica pero la olvidé a propósito. Cuando llegué al Rosario, casi sin poder respirar, el doctor de nombre Giovanni y mascarilla puesta me preguntó:
-¿Fuma?
 - el de Él
- ¿Bebe?
- el de Él
- Muy bien, vamos a comenzar con las nebulizaciones y el esteroide. También es necesaria una prueba de gases arteriales...

Y él, era mi padre, que había ido a recogerme en taxi para llevarme a Urgencias y acompañarme durante el proceso. Y era cierto lo que le dije. Respiro su cigarrillo mientras lo acompaño. Y bueno, ese día en particular me robé un traguito de ron de su copa para saber a qué le sabía a él. Yo lo detesto. El ron me parece horrendo.

Luego de la primera nebulización decidieron hacerme un electro y lo peor fue la semiempelotada con mi papá al lado para ponerme los electrodos. Me dio una pena peor al dolor que tenía por mis bronquios cerrados.
Mi saturación de oxígeno bajó a 80. Lo normal según dijo la enfermera es 90. De algún modo estaba respirando por reflejo. Y bueno, lo interesante de aquel día fue la conversación con mi padre. Por primera vez en mi vida me habló del momento de la muerte de mi abuelo, de cómo había sido, de la impotencia que él había sentido. Fue bonito escucharlo.

Y de la Clínica salí la misma noche para la casa, con un coctel intravenoso de alto riesgo según mi historial clínica y completamente vendada frente a los acontecimientos que se sucederían.

Es chistoso pero el clima se parece a mi estado de ánimo. Hoy en particular el día es frío, gris y para mí triste. Debería estar feliz por la feria del libro y Ciento Uno pero... no logro la felicidad genuina;  solo unas dosis de alegría y lo necesario para continuar dibujando una que otra sonrisa.

Llueve sobre Medellín. Y el agua me hace pedirle al cielo que me moje para que el único peso que sienta sea el real y tangible: el de mi ropa empapada. Que llueva así el frizz se adueñe de mi pelo y la máscara ruede como lágrima negra sobre mi cara.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Dialogando conmigo

Creo que ya son dos semanas de retiro. Por obligacion o sin motivo, he tenido tiempo de sobra para hablar conmigo. Los hechos e incidentes recientes han dado pie para todo tipo de reacciones y pensamientos. He querido huir, fugarme, agreder, gritar, soltar, abrazar, tomar, contar... he querido tantas cosas y he resuelto no querer del todo ninguna. Es raro ese vacio donde nada diferente a ti mismo te ocupa. Es tan raro que te sientes muerto o fantasma solo para levantarte, sentir el sol brillar en tu cara y descubrir que no, que estas vivo y quieres seguir estandolo.
No tengo tildes en este teclado, en otro momento seria razon suficiente para mortificarme un rato. Hoy simplemente aprovecho el poder escribir, el poder teclear como si se tratara de notas musicales sin importar si son consonantes o me falta oido. Puedo escribir, PUEDO. Es la mejor posibilidad que tengo. La disfruto, me gusta, me sueno escribiendo. Entonces... seguire dialogando conmigo aunque algunas amistades puedan resentirse de mi distancia. No es de ellas que me distancio, es el sonido del silencio lo que me ha cautivado. Sin ruido, sin interferencia, sin conceptos sobre mis conceptos. Soy feliz asi, empelota ante un mundo que lucha por mantenerse cubierto.

The Temper Trap "Sweet Disposition"

sábado, 4 de septiembre de 2010

Mas música menos palabras

Esa fue la racha. Ahora estoy comenzando a articular sílabas compuestas otra vez.
Tuve un periodo de retiro y aun no recupero la intención de llamar amigos. Quizás desee hacer un silencio mas prolongado, es difícil saberlo.
Mientras me preparo para el libro, para la Vitrina Pedagogica y las demás actividades que exigen mi correcta presencia y mi corazón dispuesto.
Con cariño
esta Flor Silvestre(apodo que me dieron recientemente)