viernes, 3 de agosto de 2007

Una asombrosa coincidencia

A juzgar por los comentarios, pensaría que no soy leída, al menos no aún. O no hay nada que comentar, cada cual reserva para sí lo que cada texto le produce, si podemos decir que produce algo. Ahora que estoy estudiando, pondré algunos de los ejercicios que estoy realizando en clases de literatura y que me han servido para despertar la creatividad y aprender de otros estilos. A continuación, anexo el cuento: El Ascensor, el cual partía del comienzo de un texto de Pär Lagerkvist y donde nuestra tarea era continuarlo.
EL ASCENSOR
¨ El señor Smith, un próspero hombre de negocios abrió el elegante ascensor del hotel y amorosamente tomó del brazo a una gracil criatura que olía a pieles y a poder. Se acurrucaron juntos en el blando asiento y el ascensor comenzó a bajar. La mujercita le ofreció su boca entreabierta, húmeda de vino y se besaron. Habían cenado en la terraza bajo las estrellas, ahora salían a divertirse.¨ Al menos eso era lo que ella creía. Aún no sabía cuales eran los negocios del hombre que la acompañaba. El hombre pisó el sótano mientras el calor comenzó a hacerse más fuerte a medida que el ascensor bajaba. La lujuria es un pecado capital ¿sabías?, aquella pregunta la tomó por sorpresa y la despertó al destino que la esperaba. Menudita en apariencia pero fuerte en voluntad, se había propuesto jamás volver a probar la pobreza así tuviera que venderle el cuerpo al diablo. En su vida había tenido todo: abrigos, joyas, guantes, sombreros e incluso bolsos de los más afanados diseñadores. Ahora estaba bajando el ascensor para cumplir su infantil promesa. Es sólo el cuerpo, nunca ofrecí venderle el alma. Se repetía para sí. El ascensor se detuvo y el señor Smith con sus modales impecables le dijo, hasta aquí la acompaño. Fue un verdadero placer nuestra velada, el maestro la espera al final del pasillo. Maestro, ¿a quién se le ocurre decirle maestro? Y ahí estaba Él, esperándola sin la más mínima muestra de ansiedad. Refinado y culto, le hizo una venía, le señaló un amplio sofá y le ordenó que se sentara. Veo que ya conoció al señor Smith, dijo para iniciar una conversación. Le gustaba cortejar a las invitadas. Si, le contestó ella con temor y añadió: sabe muy bien que jamás le ofrecí mi alma. Su alma… veo. Le preocupa pasar una eternidad conmigo. No tema, mañana despertará en su cama. Un cuerpo sin condenar en este lugar es tan exquisito como un alma. ¿Y lo que me dijo el señor Smith? No confunda necesidad y comodidad con lujuria. Esta noche sabrá de lo que hablo. Pasaron a un suntuoso cuarto. Le tomo el brazo y comenzó a desvestirlo con sumo cuidado. Las manos que hasta ese entonces no habían sentido el tacto endemoniado, hablaron solas, temblando. Una noche con el diablo. Alicia despertó consciente, insaciable, con su mente en un solo pensamiento: debía terminar lo que había comenzado. El ascensor, el hotel, sabía donde encontrarlo. Se levantó de un salto. Observó con detenimiento los guantes en el tocador. Se vistió sin prisa. Se perfumó, tomó su sombrero y salió en búsqueda de su carruaje. Esperé aquí le dijo al mozo y fue al lobby a preguntar por el señor Smith. No tengo a ningún señor Smith registrado. ¿Está seguro? Anoche estuve aquí en una fiesta en la terraza. No es probable. La terraza está cerrada. Confundida salió a la calle, pensó tomar el carruaje pero decidió regresar a dar un vistazo. Tomó el ascensor y subió a la terraza. Efectivamente era imposible que una fiesta se hubiera realizado en las condiciones que se encontraba, el ascensor no tenía el blando asiento que había visto la noche anterior pero lo demás estaba igual. Presionó el botón del sótano y comenzó a bajar, la temperatura subió y Alicia se alegró. El ascensor se detuvo y el pulso de Alicia se aceleró. Caminó hacia el final del pasillo y el Maestro la esperaba. Tardaste un poco. Pasaron a una habitación y el Maestro le quitó los guantes, Alicia se quitó el sombrero y dejó libre su largo pelo negro. El Maestro la tomó por el corpiño y lo desanudó… Alicia despertó y frente a su cama los guantes y el corpiño descansaban. Durante varias tardes, Alicia fue al hotel al encuentro del Maestro y todas las mañanas una nueva prenda ardía con mirarla. El deseo por el indeseable se incrementaba. Dejó de asistir como dama de compañía a los eventos que sus antiguos amantes le programaban. El dinero ya no era importante. Alicia debía encontrar la manera de acelerar los eventos. Esa noche le preguntó al diablo si su alma era un precio justo para terminar el intercambio. El diablo le repitió, como te dije, un cuerpo es tan valioso como un alma. Llegaron al punto que Alicia tuvo todas sus prendas una sobre otra al despertar en su cuarto. Ya no tenía que más quitarle le quedaría entonces recorrerla con su fuego, amarla. El último encuentro con el Maestro la dejaría desconcertada porque tan pronto entró y le hubo quitado todas las prendas hizo pasar a una de sus amantes tan sólo para que Alicia observara. Ella, que en vida había compartido orgías con los más altos lores en extrema confidencia jamás había sentido celos que quemaran como brasas. Después de esa noche, Alicia no despertó. Su ama de llaves la encontró desnuda con las prendas en el tocador. No tiene pulso, llamaré en todo caso al doctor. El señor Smith llegó a la residencia, habló con el ama de llaves y le dijo, no se preocupe, desde ahora me hago cargo. El cuerpo de Alicia desde entonces hasta la eternidad vaga por un pasillo con cientos de habitaciones con el mismo contenido: su deseado Maestro con la rubia, la castaña, la morena, con todas, menos ella. No vendió su alma pero hasta tanto no resuelva la lujuria y acepte sus celos este será el único limbo que la espere al bajar el ascensor.
------ La asombrosa coincidencia es que no sabíamos el título original ni el texto completo y mi ascensor... también bajó al infierno.

martes, 26 de junio de 2007

DOS SÍLABAS

Algo Mucho Tanto. Tacto Canto. Beso Cato. Miro Callo. Oigo Hablo.

REVELACIÓN

Dime que soy tu musa que me pintas en bocetos que a nadie muestras. que mi pelo rebelde es excusa para tus ondas y mis ojeras la entrada perfecta para tus sombras. Dime que me piensas aunque jamás llames y lo que pudo ser dibujó un relieve en tu obra de tiempo.

miércoles, 20 de junio de 2007

POR QUÉ POESIA CULINARIA?

Hace poco estuve en una clase de literatura medieval donde el profesor explicó que toda la cultura occidental estaba sustentada en dos conceptos: El AMOR y LA CULINARIA, en cuanto el ser humano sobrevive gracias al alimento y al amor como concepto que trasciende la muerte. Esto ocurrió luego de haber nombrado este blog y no sólo me pareció curioso, me gustó. Mis razones para ponerlo así fueron otras pero la poesía es el género romántico por excelencia y la cocina... bueno, la cocina es un buen lugar para inventar no sólo recetas. La inspiración es algo extraño, aparece cuando y donde menos la esperas. Hasta el momento sólo he recibido un comentario sobre el blog y fue a título personal, espero contar con observaciones y por qué no, poemas o sentimientos de todos. Un abrazo con una pisca de ternura y mis mejores deseos. Claudia

martes, 19 de junio de 2007

RECETA DEL DÍA

De entrada sopa de emociones. Plato fuerte: tierno amor. Para acompañar ensalada de sopresas Y de postre flan de besos.

miércoles, 13 de junio de 2007

TERMINO MEDIO

Ni mucho sexo ni poca pasión medida justa para el amor. Una llamada y un silencio entre ambos meditación. Una caricia y el suspenso de si habrá continuación. Todo en vos en medio termino.

MI TIERRA DE OZ

Me siento como Dorothy con mis zapatos rojos. Con magia busco un hogar. Un torbellino arrasó mi ciudad y el mismo territorio se siente distinto ahora que él no está. Soy Dorothy en la tierra de Oz Soy la Mama en la tierra de Tomás. Mis zapatos rojos los llevo bien puestos mientras camino con certezas porque sé que no hay azar diferente al que a la vida yo le quiera dar.

NATURALEZA MUERTA

Cuerpo de mujer sobre sábanas no blancas. Cuerpo de mujer sin gozo reciente. Naturaleza muerta de la bella durmiente.

EL LIBRO DE LOS LIBROS

El Libro de los libros no sólo resumía el contenido de los libros que mencionaba, era una biblioteca ambulante que hacía el libro de búsqueda tangible con su mención en voz alta. Dije: El fin del mundo y el Libro desapareció.

UN ARTISTA

Un artista despierta otras cosas. Y bueno, soy sensible a los artistas. Está bien, lo reconozco me fascinan los artistas. Un artista cambia las cosas. Un artista cambió mis cosas. Quedé brava porque las cambió sin siquiera consultarme. Ese es el poder del arte.

LA ESCOBA

Voy a invertir la escoba Porque no quiero visitas Voy a invertirla Después de barrer De adentro hacia fuera Todo el polvo de mis tristezas Por las visitas que se fueron Y las que aún no llegan. Voy a invertir la escoba Y tal vez le agregue sal Para cortar lo dulce Y ponerme una máscara Para aquellos que pretendan Tomar mi néctar O ensuciar mi hostal.

martes, 12 de junio de 2007

CORAZÓN PROMISCUO

Tengo un corazón promiscuo una mente analítica y un cuerpo común largo y común. Tengo un corazón promiscuo que aún en soledad siempre ama y ama con verdad. A veces lloro pero mi corazón promiscuo me consuela. A veces canto y mi corazón promiscuo también celebra. Frente al espejo este corazón no salta vuela. Frente a tus ojos mi corazón promiscuo se hace célibe. Huye de ti porque tienes un corazón más promiscuo que el mío. Tu corazón promiscuo me acorrala y me mente deja de ser analítica se vuelve crítica, mi cuerpo largo se vuelve torpe. Contigo dos promiscuos prometen comunión cometen Común-Unión.